Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer vitae adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget ut, dolor. Aenean massa. Cum sociis pretium qui asem. Nulla consequat massa quis.

Popular Post

Sign up for newsletter
[contact-form-7 404 "Not Found"]

abril 2017

Texto: Yago Álvarez / Pablo Fernández  Foto: Paula Ortega La escritora Ayse Berktay es actualmente una de las representantes internacionales en el Partido Democrático de los Pueblos turco (HDP). Esta firme defensora de la democracia y de los derechos de las mujeres sabe lo que es la represión de Erdogan. Pasó dos años en la cárcel, entre 2011 y 2013, por defender los derechos de la población kurda. Nos recibe 48 horas después de que pierda por un ajustado margen la campaña del hayir (‘no’) en el referéndum que, finalmente, le concedió a Erdogan un mayor poder mediante la modificación de la Constitución. Lo que para cualquiera puede ser una amarga derrota, para Berktay significa “un nuevo comienzo para nosotros y el principio del fin de Erdogan”. ¿Qué va a cambiar en Turquía tras este referéndum? Nosotros pensamos que en realidad el ‘no’ ha ganado. En esta lucha política contra Erdogan, su partido y sus seguidores, que apoyan la centralización del poder y la dictadura, hemos

[vc_row css=".vc_custom_1488220924822{padding-right: 20% !important;padding-left: 20% !important;}"][vc_column][vc_column_text]El número 1 consta de cinco ediciones territoriales –Andalucía, Aragón, Galiza, Madrid y Navarra– y una edición general para el resto. La edición digital completa, exclusiva para socios/as, cuenta con un sumario interactivo (en la página 12) y enlaces en distintos elementos (fotos, vídeos, links externos, publicidades) para enriquecer la lectura.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=".vc_custom_1488219849321{padding-right: 20% !important;padding-left: 20% !important;}"][vc_column][vc_column_text css=".vc_custom_1488221977143{padding-bottom: 40px !important;}"] El Salto #1 Edición general [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text] [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=".vc_custom_1488220077688{padding-right: 20% !important;padding-left: 20% !important;}"][vc_column][vc_column_text css=".vc_custom_1488221966685{padding-bottom: 40px !important;}"] El Salto Andalucía #1 [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=".vc_custom_1488220059430{padding-right: 0px !important;padding-left: 0px !important;}"][vc_column][vc_wp_text] [/vc_wp_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=".vc_custom_1488220134123{padding-right: 20% !important;padding-left: 20% !important;}"][vc_column][vc_column_text css=".vc_custom_1488221959572{padding-bottom: 40px !important;}"] El Salto Aragón #1 [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_wp_text] [/vc_wp_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=".vc_custom_1488220290650{padding-right: 20% !important;padding-left: 20% !important;}"][vc_column][vc_column_text css=".vc_custom_1488221950941{padding-bottom: 40px !important;}"] O Salto Galiza #1 [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_wp_text] [/vc_wp_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=".vc_custom_1488220329480{padding-right: 20% !important;padding-left: 20% !important;}"][vc_column][vc_column_text css=".vc_custom_1488221942943{padding-bottom: 40px !important;}"] El Salto Madrid #1 [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_wp_text] [/vc_wp_text][/vc_column][/vc_row][vc_row css=".vc_custom_1488220471704{padding-right: 20% !important;padding-left: 20% !important;}"][vc_column][vc_column_text css=".vc_custom_1488221934538{padding-bottom: 4px !important;}"] HORDAGO - El Salto #1 [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_wp_text] [/vc_wp_text][/vc_column][/vc_row]

Un plato es un plato, y una mafia es una mafia. Pero ¿es el Partido Popular una banda mafiosa? Es una afirmación que resuena desde hace años y una consigna en muchas manifestaciones. Desde la “barbacoa de chorizos” en Génova el 18 de julio de 2013 hasta la cacerolada de ayer en el mismo escenario. Pero la indignación ciudadana va muy por delante de la interpretación de la Justicia. Por eso, desde hace unos años, algunas organizaciones plantean dar un pequeño empujón a distintos casos.

Vos necessitem per fer periodisme arrelat en l’àmbit local, des del feminisme i l’horitzontalitat com a pràctiques transversals i sense mes pressió que la de donar-vos continguts de qualitat. Volem convidar-vos a saltar amb nosaltres, i ho fem amb l'alegria de presentar-vos un projecte cooperatiu, transparent, compromés amb el periodisme de profunditat i honest amb la seua realitat social. Volem fer i ser part de la xarxa que estem formant en aquest mitjà de mitjans també des del País Valencià. Estem convençudes que existeix una demanda d'informació de la nostra terra en una sintonia diferent a la que marquen els mitjans empresarials. Sabem que existeix la curiositat per conéixer amb noves mirades i altres perspectives realitats que estan presents en el nostre entorn, o que formen part del nostre passat comú. Creiem que la informació d'allò que ens envolta té un especial valor. I ho sabem especialment en esta terra, on hem tingut una seriosa carència d'un periodisme amb mirada llarga que fiscalitze

Continuamos con el debate entre Helios F. Garcés y Santiago Alba Rico sobre izquierda y racismo. Los textos anteriores pueden leerse en El Salto y en Cuarto Poder. Texto: Helios F. Garcés Foto: Nùria Especialmente desde que la tan magnética como conflictiva palabra “decolonial” comienza a sonar con creciente frecuencia –lo cual no quiere decir con mayor honestidad– en el Estado español, son cada vez más las voces que se preguntan aparentemente angustiadas, desorientadas e incluso a menudo airadas qué función específica deben ocupar las subjetividades occidentales construidas como blancas en la lucha contra el racismo. Es de vital importancia advertir que los cuerpos/mentes que forman parte de las comunidades racializadas –sean cuales sean los marcadores que organizan las opresiones que les afectan– ya combaten suficiente violencia y complejidad como para destinar parte de su preciada energía en resolver las preguntas que las personas blancas lanzan sobre sí mismas desde la fanoniana zona del ser. No obstante, conviene permanecer en un estado de alerta

Texto: Pablo Fernández y Yago Álvarez Fotografía: Pablo Fernández  Comenzaba el escrutinio. Los primeros resultados arrojaban más de un 60% de votos al Evet –'sí'– a la campaña lanzada por Erdogan, que ostentó el poder ejecutivo como primer ministro de Turquía de 2002 a 2015, y desde ese año presidente, una figura en teoría neutral. ¿La contienda? Transformar Turquía, una República parlamentaria, en una presidencialista, lo que significaría varias cosas. En primer lugar, la eliminación de la figura del primer ministro, recayendo sobre el presidente el poder ejecutivo y buena parte del legislativo. En segundo lugar, que el presidente nombre a cuatro de los 13 jueces del máximo tribunal, además de a los ministros y altos funcionarios. Por último, que Erdogan podrá estar en el poder hasta 2029. Hasta 18 cambios. Pero los datos llegaban desde el este de Anatolia, donde el partido al que pertenecía Erdogan, el AKP (Partido por la Justicia y el Desarrollo), partido gobernante, tiene buena parte de sus feudos. El

Vecinos contra ‘yonkis’, barrios convertidos en ‘junglas’, consumidores llamados ‘narcos’… Las fórmulas de los grandes medios de comunicación para abordar la problemática que rodea la heroína vulneran en muchos casos los decálogos de buenas prácticas que publican entidades sociales y organismos oficiales. El Salto ha preguntado a asociaciones vecinales de barrios de Madrid afectados por el consumo y la venta, investigadores y personas que trabajan con drogodependientes: ¿Qué opinan del tratamiento que los medios dan a esta droga y a los problemas que la rodean?