Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer vitae adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget ut, dolor. Aenean massa. Cum sociis pretium qui asem. Nulla consequat massa quis.

Popular Post

Sign up for newsletter
[contact-form-7 404 "Not Found"]

Blog

_MGL3840

Más de 15.000 niños sin plaza en los colegios de Madrid

La falta de plazas públicas en la Comunidad de Madrid está generando graves problemas para muchas familias que se sienten indefensas ante el inmovilismo y la falta de planificación de la Administración.

Texto: Reyes Valenciano
Fotografía: David Fernández

Son muy numerosas las voces que desde la comunidad educativa reclaman una mejora de la oferta pública en la Comunidad de Madrid, donde muchos padres encuentran problemas a la hora de escolarizar a sus hijos en un centro público. Un informe presentado por CC OO el 13 de julio cifra en 15.439 los alumnos que se han quedado sin plaza en el proceso ordinario de escolarización en la Comunidad.

Solo en Madrid capital, según CC OO, habría un total de 7.719 alumnos no admitidos. En zonas como Villaverde, Vallecas, Arganzuela o Fuencarral-El Pardo existe más demanda que oferta de plazas en centros públicos, tal como detalla otro informe sobre la escolarización  elaborado por la Plataforma por la Defensa de los Centros Públicos de Calidad, en la que colaboraron numerosas asociaciones de madres y padres de Alumnos (AMPAS) de colegios públicos de la comunidad publicado en junio.

En Vallecas, cerca de 300 niños se quedaron sin plaza este año en el colegio solicitado, una situación que no supone una novedad. Desde hace una década, la comunidad educativa del Ensanche de Vallecas lleva denunciando la escasez de centros públicos en la zona. “Los problemas no son nuevos, es evidente que no hay previsión. Escolarizan a los niños a base de ampliaciones, masificando los coles que hay”, explica Luis Alfonso Alvarez, padre afectado por la falta de oferta pública en Vallecas.

La Consejería de Educación anunció este año la construcción de un nuevo colegio, el CEIP Juan de Herrera, apodado por los vecinos como el ‘cole fantasma’ por la escasa información sobre el mismo. Desde la Plataforma de Afectados por la escolarización en Villa de Vallecas  advierten que este centro va a ser insuficiente para atender la demanda educativa del distrito. Basándose en los datos demográficos habría que construir dos nuevos colegios públicos.

Rebeca Roy, una de las madres afectadas por no obtener plaza para su hija de tres años en el colegio solicitado, nos cuenta que ha vivido la incertidumbre del proceso de escolarización “con gran angustia y desesperación”. Su hija finalmente ha sido una de las admitidas en el nuevo ‘cole fantasma’, que se reubicará, hasta su construcción, en las instalaciones del antiguo colegio Juan de Herrera, un centro que lleva años cerrado y que la Consejería tiene previsto rehabilitar antes del comienzo de curso en septiembre.

A la falta de información sobre quién estará a cargo del centro, sobre el proyecto educativo e, incluso, sobre las condiciones estructurales del edificio que se espera que esté listo para abrir las puertas en septiembre, se le suma un problema de desplazamiento, ya que este centro temporal se encuentra a 3 kilómetros de su domicilio. “No sé cómo lo voy a hacer, no tengo coche y la comunicación aquí en el barrio está muy mal”, lamenta Roy, quien afirma tener la sensación de matricular a su hija “a ciegas”, algo que contrasta con la libre elección de centro publicitada desde la Comunidad de Madrid e implantada por el Gobierno de Esperanza Aguirre en 2013. La libre elección de centro nacía, según la Comunidad, con el objetivo  de permitir a los padres escoger cualquier centro educativo para sus hijos creando una zona única. Sin embargo, la medida recibió las críticas de la comunidad educativa por los desequilibrios sociales que genera y porque, tal y como especifica Roy, “no se puede elegir cuando no tienes opciones”.

Carla Centeno, madre de una niña del barrio de la Tablas que comienza este año en secundaria, ha decidido negarse a matricular a su hija “a ciegas” en el nuevo IES de Las Tablas, un instituto que se lleva demandando desde hace años en el barrio . Su apertura está prevista para el próximo curso y se va a construir por fases, una práctica habitual que se lleva a cabo en  los nuevos centros escolares, entre otras cosas por la urgencia de su necesidad, y que también tiene muchos detractores dentro de la comunidad educativa. “Los nuevos centros no terminan nunca a tiempo. Construyen por fases, con licitaciones a la baja de forma temeraria y plazos imposibles de cumplir”, dice Centeno, quien publicó una carta abierta al consejero de educación Van Grieken en la que le reclamaba “una oferta pública digna” de la que no ha obtenido respuesta.

La hija de Carla ya sufrió durante años los inconvenientes de estar escolarizada a la vez que se construía por fases el CEIP Leopoldo Calvo Sotelo. Imaginar a su hija conviviendo con obras otros tres o cuatro años fue decisivo para decidir matricularla en otro instituto público, aún cuando esto implicara invertir dos horas al día en trayectos al centro y 60 euros más al mes en gastos en transportes.

Una situación agravada en los PAU

La falta de plazas escolares es una realidad que se vive en muchos barrios, distritos y municipios madrileños, aunque se sufre con especial agravio en los nuevos barrios de la capital, los conocidos como los PAU, barrios en plena extensión habitados por decenas de miles de vecinos, que han crecido y siguen creciendo más y antes que los servicios públicos que se necesitan. Fernando Mardones, portavoz de la Plataforma por la Defensa de los centros Públicos de Calidad en Madrid, cree que, además de “una falta de voluntad política, existe una falta de previsión y de planificación por parte de la Consejería, que atiende a la demanda educativa en función de los niños matriculados en vez de por criterios demográficos”.

En Montercarmelo, apodado como “el barrio de los 3000 niños”, no tienen un instituto público. CC OO apunta que la falta de plazas en bachillerato, al ser una escolarización no obligatoria, resulta ” especialmente alarmante”. “Muchos chavales no estudian Bachillerato porque no encuentran plaza y terminan haciendo una Formación Profesional o trabajando”.

Cifras institucionales cuestionables

El consejero de educación, Rafael Van Grieken, cerró el pasado curso afirmando que el 93,42% de las familias han logrado el centro elegido en primera opción. Un dato que, según Mardones, está “tergiversado, ya que muchas familias se ven obligadas a solicitar centros que no quieren o escuelas concertadas por miedo a quedarse sin plaza en su barrio o para evitar escolarizar a sus hijos en un centro ya de por sí masificado”.

Para Isabel Galvín, secretaria general de la Federación de Enseñanza de CC OO, la cifra aportada por el consejero es un “falseamiento de la realidad”. El informe sobre el proceso de escolarización de CC OO tilda de “claramente falsa” la libertad de elección de centro, concluyendo que “sólo se puede hacer efectiva cuando se elige un centro privado concertado”.

Desde el sindicato acusan al Gobierno regional de no poner soluciones “intencionadamente“ en detrimento de la escuela pública para favorecer la derivación de alumnos a la escuela concertada, la cual “cuadruplica el crecimiento de la concertada en Madrid, siendo la región donde más ha crecido”, según aseguran.

Aulas masificadas

Según Héctor Adsuar, secretario de Enseñanza Pública de CC OO, “la carencia de oferta educativa pública se traduce, casi con toda seguridad, en exceso de ratio en las aulas”. Una forma de masificación cuantificable que consiste en el aumento del número máximo de alumnos permitidos por ley en el aula.

Mardones apunta que también se produce una masificación encubierta, que es lo que denomina “parchear” la educación pública, que consiste en absorber la demanda educativa aumentando el número de líneas (aulas por nivel)  de los colegios por encima de su capacidad, convirtiendo en aulas espacios no pensados para ello. “Las familias al final consiguen plaza porque se han abierto más aulas, pero se encuentran con unas condiciones de masificación en comedores, patios, además de falta de personal y de apoyo”, aclara Mardones.

En Arganzuela 180 familias se quedaron sin plaza, lo que ha supuesto tener que abrir líneas no naturales en los dos colegios de la zona. En algunos cursos se han establecido hasta dos líneas por encima de las que tenía el centro. El colegio Tirso de Molina es un ejemplo de ello. Diseñado para acoger a 675 niños, este año va a tener a 875 alumnos, casi un 30% más. “Los nuevos centros nacen ya masificados”, dice Piedad Sánchez, profesora de secundaria en un instituto público de Madrid.

Por una parte se abren líneas educativas no previstas en los distritos donde faltan plazas y, por otra, se clausuran líneas e incluso centros educativos como el IES Pérez Galdós, cierre por el que ha sido denunciado Van Grieken, acusado de prevaricación. El cierre de este centro supuso “apurar al máximo las ratio del resto de las aulas y las infraestructuras de los centros más cercanos”, afirma Mardones.

El informe sobre el proceso de escolarización elaborado por la Plataforma por la Defensa de los Centros Educativos Públicos de Calidad resalta que en el 58% de los colegios que han participado en el estudio existía, como mínimo, algún aula con el ratio por encima de lo legalmente establecido y que el 67% de estos centros contarán con al menos una línea por encima del número para el que está construido. “Nos llamaron del Plácido Domingo para decirnos que mi hijo tenía plaza por una ampliación de ratio”, afirma Mario Montejo, padre de uno de los niños que se quedó sin plaza en Arganzuela.

Las denuncias por el incumplimiento de la ratio son una constante en la Comunidad de Madrid. Aunque desde la Consejería aseguran que la ratio media de la comunidad está por debajo de lo establecido por la ley, en enero de este mismo año tres juzgados de Madrid aceptaron tres recursos de CC OO a este respecto.

El problema radica un decreto aprobado en 2012 por el entonces ministro de Educación, José Ignacio Wert. Este decreto justificaba el aumento de hasta un 20% de alumnos por aula debido a la reducción de la tasa de reposición del profesorado, situación que se mantuvo hasta 2016, cuando volvieron a establecerse las ratios máximas por ley. La Lomce, en  su artículo 87, permite “el incremento de hasta un 10% del número máximo de alumnos y alumnas por aula”, pero solo en casos de urgente necesidad de escolarización y en las etapas extraordinarias, por lo que, aun con la nueva ley de educación, resultaría ilegal realizar el aumento de alumnado por aula en fase ordinaria.

Problemas también en los municipios

Los problemas no se limitan a la capital. La comisión de educación de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM) señala el déficit de plazas y centros escolares en Alcalá de Henares (La Garena), Tres Cantos, Rivas, Leganés, Paracuellos del Jarama, Valdemoro, Parla, Coslada, Fuenlabrada o Las Rozas, entre otros muchos lugares de la comunidad. La zona sur de Madrid sería la más afectada, con 3.854 alumnos sin plaza, según los datos recogidos por CC OO.

En Torrejón de Ardoz, en el CEIPSO Beethoven han tenido que aumentar dos líneas educativas por encima de la originaria y los padres se quejan por falta de espacio en lugares comunes como el comedor o los patios, y porque se obliga a los niños de infantil a tener que subir escaleras para acceder a su aula .

El IES Cubas de la Sagra, que depende administrativamente del centro de secundaria de Humanes, situado a 10 kilómetros de distancia, ha sido construido por fases y la falta de espacio es tan evidente que las clases de educación física se imparten en la entrada del centro, una zona de tránsito polivalente donde también se realizan tutorías por falta de espacios propios para ello, según muestra un vídeo publicado por los alumnos del centro en YouTube.

En Arroyomolinos y en Getafe se han paralizado las obras del CEIP Averroes y del CEIP Miguel de Cervantes, ambas previstas para escolarizar a niños en septiembre. La razón: problemas de la empresa adjudicataria, Joca  S.A., cuya contratación ya fue criticada en su día debido al historial de esta constructora, acusada de haber recibido 1,5 millones de euros en dinero público por obras para el Canal de Isabel II que dejó sin acabar. Además de las obras ya mencionadas, según detalla Joca en su página web, la Consejería de Educación le habría adjudicado también la ampliación del IES José García Nieto (Las Rozas) y del Miguel de Cervantes (Getafe).

Comments

  • Alejandro Ibargoyen Veniani
    REPLY

    No es falta de planificación + Es interés económico neoliberal + Los centros privados y concertados tienen interés en ganar dinero, no en educar + Los dueños de esos centros son de la cuadrilla del PP = No interesa invertir en centro públicos

    17 julio, 2017

Comenta

Your email address will not be published. Required fields are marked *