Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer vitae adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget ut, dolor. Aenean massa. Cum sociis pretium qui asem. Nulla consequat massa quis.

Popular Post

Sign up for newsletter
[contact-form-7 404 "Not Found"]
Ecoembes_DavidFernández2

Ecoembes, un negocio poco eco

Ecoembes, la empresa que monopoliza el reciclaje de envases, se beneficia de un modelo de gestión poco ecológico y eficiente pero muy lucrativo.

Texto: Yago Álvarez, Genoveva López y Carlos Saavedra
Fotografía: David Fernández

La gestión de los envases en España está copada por una empresa: Ecoembes. Tras una imagen corporativa basada en el amor a la naturaleza y sociedades colaborativas se encuentran las multinacionales distribuidoras más grandes del planeta: Unilever, Coca Cola o Procter & Gamble, todas ellas conocidas por las numerosas denuncias que acumulan por graves daños al medio ambiente. Más de 2.200 empresas se han unido en un negocio tan opaco como lucrativo.

SIG, Sistema Integrado de Gestión, es el modelo de gestión de Ecoembes. En este sistema, una gran empresa organiza a los distintos actores que interactúan: administraciones públicas, ciudadanía y empresas de reciclaje.

La Comunidad Valenciana, gobernada por Compromís, Podemos y PSOE, ha intentado recientemente implantar un modelo mixto, añadiendo, además del SIG, el SDDR, Sistema de Depósito, Devolución y Retorno. Con este sistema, las personas pagan un poco más al comprar los envases y tras su devolución reciben una pequeña cantidad de dinero por el retorno.

La iniciativa de la Generalitat ha despertado una gran polémica por la virulencia con la que se ha opuesto Ecoembes. Las razones de la Comunidad Valenciana son claras: existen muchos envases que se quedan tirados en el monte o las calles que no llegan al contenedor amarillo y que con el SDDR serían reciclados. “Un SDDR favorece la recogida diferenciada de envases, permitiendo mejores tasas de recuperación, y abre la puerta a envases retornables, que permitirían la reutilización, con un menor coste ambiental que el reciclaje”, apunta Alberto Vizcaíno López, autor del blog productordesostenibilidad.es.

El modelo de negocio de Ecoembes es claro: cuantos más envases de usar y tirar se consuman, más ingresos obtiene

El SDDR se utilizaba en nuestro país hace años y en la actualidad está implantado en Alemania o Noruega. Sus cifras de recogida y reciclaje son mucho más altas que las nuestras. “En las encuestas que se han hecho en los últimos 40 años, existe un consenso del 85% por parte de los ciudadanos y ciudadanas, que ven con buenos ojos volver a esta práctica”, comenta Miquel Roset, director de Retorna, una organización que defiende el SDDR.

ecoembesEl pastel valenciano

De los siete millones de envases consumidos diariamente en la Comunidad Valenciana, solamente dos acaban en la planta de reciclaje, previo paso por el ejército de contenedores amarillos distribuidos por toda su geografía. La repercusión ecológica (la mayoría de envases acaban en el fondo de los océanos) y económica (Ecoembes cobra por los siete millones de envases y no por los dos) de esta realidad ha provocado que la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente se haya lanzado a implantar el SDDR a partir de 2018.

Se cumpliría así con el mandato de las Cortes Valencianas, que en septiembre del pasado año votó pedir formalmente al Gobierno autonómico el impulso definitivo del modelo de retorno.

Enfrente, Ecoembes, la pléyade de marcas a sus espaldas y el poder mediático que arrastran. Pero en los cálculos y datos que ofrecen, algo falla. Las cifras que proporciona Ecoembes para la Comunidad Valenciana elevan el porcentaje de envases reciclados al 75%, frente al 25% que baraja la Administración valenciana.

Los datos de Ecoembes son dudosos, sobre todo si se tiene en cuenta que esta empresa, tras la primeras reuniones con los responsables de la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente de la Generalitat, prometió esfuerzos para poder doblar las cifras actuales. Las negociaciones para implantar el sistema a partir de 2018 entre todas las partes implicadas continúan.

Mientras tanto, el PP valenciano propone reforzar el actual sistema, el de Ecoembes, y Ciudadanos alega falta de información para emitir un veredicto sobre un sistema, el SDDR, que, aunque en distinto momento de desarrollo, se está pensando implantar en Baleares, Cataluña o Navarra.

Ecoembes_DavidFernández

El modelo de negocio de Ecoembes es claro: cuantos más envases de usar y tirar se consuman, más ingresos obtiene. “Si se implantase un SDDR que sacase del sistema integrado los envases con más interés para el reciclaje, los resultados de Ecoembes se verían seriamente afectados, tanto en lo económico como en porcentaje de material recuperado —explica Vizcaíno—. Un modelo SIG como el que tenemos actualmente, basado en un contenedor amarillo de envases ligeros, obliga a mezclar muchos tipos de residuos y materiales diferentes, dificultando su posterior recuperación”.

En el resto del Estado, el problema con las cifras de reciclaje se mantiene, no salen las cuentas: “Asturias un 13%, Madrid un 47%… Quizá alguna otra comunidad autónoma lo esté haciendo francamente bien y consiga elevar la media, pero ¿cómo llegaríamos hasta el 75%? A estas alturas ya sabemos que las estadísticas oficiales sobre residuos no coinciden con las de la industria del envase de usar y tirar”, señala Vizcaíno.

Basta con cruzar las cifras anuales que presentan las empresas de envases fabricados y puestos en el mercado en el Estado: Coca Cola, 9.000 millones; la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas, 4.900… De los 17.000 millones de envases de los que presume la industria a la hora de hablar de volumen de negocio a los 7.000 millones de los que dice responsabilizarse.

Un negocio redondo

Las dos flechas enroscadas que identificamos como símbolo del reciclaje es lo que se denomina el punto verde, e indica que la empresa que produce el envase ha pagado una tasa para su gestión posterior. Esa tasa se cobra a los consumidores al comprar el producto. “Pagamos dos veces. Cuando compramos un envase pagamos el punto verde, y luego pagamos la tasa de basuras municipal”, dice Alodia Pérez, responsable de Recursos Naturales y Residuos en Amigos de la Tierra.

Ecoembes reparte muchos millones de euros entre los ayuntamientos cada año, en torno a unos 500, y eso le otorga mucho poder

Sin embargo, el contenedor amarillo no lo gestiona Ecoembes, sino los ayuntamientos. Las tornas se cambian y es la empresa privada la que paga a una Administración Pública por la gestión de un servicio a la ciudadanía. “Ecoembes reparte muchos millones de euros entre los ayuntamientos cada año, en torno a unos 500, y eso le otorga mucho poder”, dice Roset.

“Lo más perverso es ver cómo Ecoembes dice que se recicla el 70% y cómo el Ministerio acepta esas cifras, al menos públicamente. Nadie está poniendo en su sitio a esta empresa. Además, amenaza con que si ponen en marcha el sistema de retorno van a ir a la bancarrota y no van a poder dar el dinero que dan a los ayuntamientos”, añade Roset.

Una vez se han recogido los contenedores amarillos, el Ayuntamiento los lleva a las plantas de gestión de residuos, generalmente públicas. Allí los residuos se separan y una vez retirados los materiales del contenedor amarillo que no deberían estar ahí, los impropios, Ecoembes paga a los ayuntamientos según el peso de lo recogido. “Ecoembes debería pagar en función del número de envases que pone en el mercado, no en función de lo que se recoge en el contenedor amarillo. Si no están bien separados, los envases pueden acabar en vertedero o en incineradora”, admite Pérez.

A las plantas de gestión de residuos se dirigen los fabricantes y allí compran los envases a Ecoembes para volver a utilizarlos. “La asociación de empresarios de PET, el material que se usa para embotellar el agua, que sí compran restos, dice que les llegan muchos impropios, pero Ecoembes es la única fuente que tienen para comprar envases de segunda mano”, añade. Ecoembes, por tanto, cobra dos veces: a la ciudadanía por el punto verde y a los fabricantes por el material separado.

Existen estudios que demuestran que el SDDR es mucho más eficaz que el SIG, sin embargo, en España ha sido imposible implantarlo hasta ahora.

El lobby que realiza Ecoembes para mantener su imperio y defender su sistema de gestión es inmenso

El lobby que realiza Ecoembes para mantener su imperio y defender su sistema de gestión es inmenso. Ecoembes financia cátedras universitarias, periódicos, radios, organizaciones y campañas de publicidad. Patrocina la sección de medio ambiente de los periódicos de gran tirada, como El País, Público, El Mundo o eldiario.es, también la Cadena SER.

“Hablando con periodistas me han comentado que pueden hablar de cualquier cosa menos del sistema de depósito si el patrocinio lo realiza Ecoembes”, comentan en Amigos de la Tierra. “La única cátedra que se dedica al estudio de los residuos en la Universidad Politécnica de Madrid es la Cátedra Ecoembes. Recientemente ha sacado estudios con las universidades de Alcalá de Henares y Valencia sobre lo perjudicial que era el sistema de depósito, con muy poco rigor. Para calcular los costes del sistema, por ejemplo, han utilizado el precio del metro cuadrado de la calle Serrano de Madrid, que evidentemente no es significativo ni similar al metro cuadrado de los comercios al uso”, denuncia Pérez.

Una S.A. “sin ánimo de lucro”

Si hay algo que llama la atención de esta empresa es su forma jurídica. Ecoembes es una “sociedad anónima sin ánimo de lucro”. Este apellido, sumado a su monopolio del reciclaje, facilita mostrar una imagen de ONG medioambiental. Pero esa imagen se resiente cuando comprobamos quién está detrás del accionariado de esta S.A. Son más de 12.000 empresas las que están adheridas al sistema de Ecoembes, pero solo unas 60 conforman su accionariado.

El 60% del accionariado está controlado por el “grupo de envasadores”, en el que se encuentran la mayoría de las grandes compañías de alimentación y bebidas, las principales productoras de envases. Gigantes como Campofrío, Bimbo, Danone, Nestlé, L’Oréal, Procter & Gamble o Henkel se unen en este curioso accionariado sin ánimo de lucro a PepsiCo y a Coca-Cola, representada mediante la Asociación Nacional de Fabricantes de Bebidas Refrescantes.

Otro 20% lo representa el “grupo de materias primas”, en el que se encuentran las mayores asociaciones de reciclaje de materias primas, como Cicloplast, la Asociación Ecológica para el reciclado de hojalata (Ecoacero), la Federación Española del Envase de Madera (Fedemco) y productores de envases específicos como la conocida Tetra Pak, responsable de los ampliamente utilizados tetra briks, muy criticados por su difícil tratamiento para el reciclaje.

La quinta parte restante del accionariado está en manos de otro de los principales actores en la cadena de los residuos, las grandes cadenas de supermercados: Carrefour, Alcampo, Día, El Corte Inglés o la valenciana Mercadona.

La presencia de estas empresas se hace más clara al ver la composición de su junta directiva. Aunque la cara visible es la de su consejero delegado, Óscar Martín, el presidente es Ignacio González Hernández, consejero delegado de Nueva Pescanova S.L., empresa resultante de la quebrada Pescanova S.A. El secretario, Ignacio Larracoechea, es presidente de Promarca, un lobby que engloba a la mayor parte de los fabricantes líderes de sectores como la alimentación, la bebida o la perfumería, y que tiene como principal misión la de ensalzar la imagen de las marcas de los fabricantes que la conforman frente a las marcas blancas. Además, entre los consejeros de Ecoembes podemos encontrar representación de Pepsi, L’Oréal, Danone o Carrefour.

También es llamativa la retribución del “personal de alta dirección”. El selecto club de 10 personas que dirige esta sociedad sin ánimo de lucro se embolsó 1.610.000 euros en 2015, un 9% más que el año anterior, con un sueldo medio de 13.416 euros por directivo al mes.

Aquí podéis escuchar esta pieza sobre Ecoembes de El Salto Radio:

Comments

  • Andrés
    REPLY

    Campaña de firmas para la implantación del sistema SDDR

    30 mayo, 2017
    • Mar
      REPLY

      Apoyo absoluto

      31 mayo, 2017
  • Xosé
    REPLY

    Yo he teñido tratos con esta empresa para comprar material y he de decir que son unos mafiosos.. incluso habría que investigar que empresas se llevan cada subasta y porque siempre son las mismas que a su vez revenden el material. Hay que tener el sistema alemán que devuelves la botella y te dan dinero.. lo que hace que no se vea una botella en el suelo ni por asomo. El monopolio de Ecoembes debe desaparecer y que hayan más empresas que puedan recoger los envases y hacer negocio con el reciclaje para fomentar el mismo así como la competitividad. Al final todo esto repercutirá en el gasto público ahorrándo en la recogida de envases

    30 mayo, 2017
    • Fran
      REPLY

      O nacionalizar…

      30 mayo, 2017
  • @rafapachecocom
    REPLY

    El artículo utiliza la excusa de meterse con Ecoembes para defender el SDDR, una medida peligrosísima que sería un disparate implantar (lo contaba el otro día en un hilo en Twitter: twitter.com/rafapachecocom/status/857290453972070401). Y para ello da datos falsos y medias verdades.

    Por ejemplo dice “existen muchos envases que se quedan tirados en el monte o las calles que no llegan al contenedor amarillo y que con el SDDR serían reciclados”. Falso. En los países con SDDR se da la paradoja de que ciudadanos/as que antes tiraban su lata al contenedor ahora la dejan en el suelo “por caridad”, para que alguien necesitado la recoja y gane el depósito. Consiguiendo que la medida no sólo no evite que la gente tire sus latas y botellas al suelo sino que lo fomente.

    También dice que con el SDDR tendríamos un menor coste ambiental, lo cual es mentira. Si bien los residuos municipales reciclados aumentarían en un 0,73% (la cifra tampoco da para tirar cohetes) se olvidan de que, por ejemplo, la nueva recogida de envases supondría 15 millones de desplazamientos al año según estudio FEMP (t.co/bFokZEz4uC), y encima en horario comercial, con sus correspondientes emisiones y sus correspondientes atascos (es decir, más emisiones).

    Todos los indicadores medioambientales retrocederían, pero solo se fijan en el suyo. (Fuente: Página 21 y siguientes de este estudio de la UNESCO: http://www.esci.upf.edu/uploads/files/Estudio Ariadna-Resumen Cataluña esp.)

    Dice que las cifras de reciclaje de Noruega y Alemania son mucho más altas que las nuestras. Miente de nuevo. Según Eurostat la tasa de España es superior a la de Noruega y solo un poco inferior a la alemana. Pero es que además el país líder es Bélgica, que NO tiene SDDR, que tiene nuestro sistema más MULTAS a los que no reciclan. Ahí está la clave. Ahí podemos mejorar nosotros.

    En fin, un artículo lleno de falsedades para defender un sistema, el SDDR, que solo beneficia al fabricante de las máquinas de recogida.

    30 mayo, 2017
    • M.G.S
      REPLY

      Las cifras de reciclaje en España son tan falsas como los argumentos que utilizas para defender tu punto de vista. Ecoembes es un monopolio mas de la oligarquía económica que domina este país en connivencia con el estado.

      31 mayo, 2017
    • Julián García
      REPLY

      Demuestra usted que no sabe leer, sumar ni usar twitter en un solo gesto. Al menos, como buen “marketiniano” sabe hacer la rosca a las empresas.

      1 junio, 2017
    • rap
      REPLY

      multar … con esa frase ya te has descalificado, todo tu argumento

      1 junio, 2017
    • Martini
      REPLY

      Pienso que este articulo de defensa de Ecoembes está plagado de falsedades.
      Seguramente es de un TROLL para defenderlos. Entre otras cosas viajo por Alemania y nunca he visto envases en los suelos por caridad. Practicamente la totalidad de las personas reciclan los envases en el supermecado, pues te han cobrado 0,30 € al comprar la bebida y quieres recuperar el importe pagado.
      Soy profesor de reciclaje de plásticos y tengo las estadisticas publicadas por los organismos europeos y el reciclaje mas eficiente sin duda son los paises que tienen implantado el SDDR.

      6 junio, 2017
    • Vicky Ferrer Maymó
      REPLY

      El estudio de la cátedra Unesco, ha sido financiado por ecoembes.
      Puedes, si quieres información veraz y objetiva, consultar el estudio de un organismo público como la agencia de residuos de Cataluña.
      http://residus.gencat.cat/ca/ambits_dactuacio/tipus_de_residu/envasos/eines_de_gestio_especificades_a_la_normativa_sig-sddr/
      Espero que con datos objetivos, las opiniones sean de más calidad…

      9 septiembre, 2017
  • Xavi
    REPLY

    “Pagamos dos veces. Cuando compramos un envase pagamos el punto verde, y luego pagamos la tasa de basuras municipal”,
    No es cierto xq la tasa de basuras es el coste de gestión de la franción “general” que va al vertedero y canones europeos si es que los hay. Ecoembes paga a los ayuntamientos por tonelada de plástico o vidrio recogido, si el ayuntamiento se lo queda y encima no pone la tasa al precio que toca (por gestion de vertedero) la culpa es de los ciudadanos por votar al pargido de turno..ecoembes ha hecho su faena.
    Eso si..que ecoembes pudiera currarselo mas y aceptar plasticos que no sean embases entonces seria la caña..

    30 mayo, 2017
  • Tyler
    REPLY

    Yo he trabajado con ellos y es una verdadera mafia. Desde cuando una empresa no tiene animo de lucro?? Del lucro de los demás será. Pero ellos se llevan buenos dineros y sus palmeros también ( Directores de Cátedras, directores de falsas asociaciones proenvase, periodistas de divulgación medioambiental, etc) y si sobra algo se lo vuelven al repartir. Rafael Pacheco, se te ve el plumero. Te habrán avisado que repliques seguro.
    La realidad es que la Unión europea nos está sancionando por no reciclar, ya que en España no se recicla porque a nadie le interesa. Ecoembes retuerce las cifras Hasta que sale lo que ellos quieren y nos dicen que todo va bien.
    Luego te pongo un laboratorio de economía circular (??) aquí y allá y todos contentos.
    Y es que por muchos contenedores que se pongan en la calle no va a funcionar el sistema porque quieren que la gente ponga sus envases en el contenedor por simple conciencia ambiental. Al que recicle que se le premie.

    31 mayo, 2017
  • Jilguero
    REPLY

    La mayoría de los plásticos que recoge Ecoenbes no se reciclan, sino que terminan minando la salud de la ciudadanía porque se incineran.

    1 junio, 2017
  • Jordi
    REPLY

    Bravo, hora era de desenmascarar a la mafia de Ecoembes y Cia

    1 junio, 2017
  • Neus
    REPLY

    En Alemania vas por las ciudades,parajes naturales,etc y no encuentras lo que nosotros tenemos en nuestras cunetas que dan pena.
    En los supermercados la gente lleva sus bolsas con sus envases,los introduce en una maquina y se lleva su dinerito. Todos contribuyen.
    Estaria muy bien que aquí fuera igual.
    Neus

    1 junio, 2017
  • B
    REPLY

    Me descojono, se ve que la oligarquía ya está al tanto de Saltamos y han mandado a sus esbirros a vigilar las brechas del sistema, son como el ojo de Sauron que todo lo ve. Eso es que somos peligrosas, no sé si sentirme halagada o abrumada ante su poder. Me llama la atención el baile de cifras que se producen entre los diferentes estudios. Me pregunto, ¿a qué se debe esto? ¿Son estas cifras tan difíciles de calcular o alguien está manipulando los datos? Me pongo a buscar información, las primeras fuentes, sorpresa!!! ECOEMBES, EL PAIS, EL MUNDO, me sorprende, aunque no mucho un artículo del Huffingtonpost (con lo progres que son…), quizá es que también el lobby de Ecoembes patrocina su sección de medio ambiente igual que la de los otros 2 periódicos, como bien señala el artículo.Y a ti Rafa, te pagan bien? Parece que las fuentes de información relacionadas con la administración de la UE (https://www.eea.europa.eu/downloads/9dbff3aa9f594a9683b6699ad9ab2d6b/1495552180/municipal-waste-management-across-european-countries.pdf?direct=1) son algo más honestas. Pero no nos desviemos de lo importante, ¿no es raro que la empresa que más se beneficia de este negocio sea la que publica la mayor parte de las estadísticas y estudios?, ¿no hay aquí un mínimo conflicto de intereses?, ¿puede esta empresa ser juez y parte en el asunto? Pues lo brutal e inaudito es que no es raro y sí puede, lo tiene todo papi, todo comprado y bien atado: medios de comunicación, políticos corruptos, cátedras de empresa, productores de plástico, ministerios…
    Y es que así funciona esto, te animas a cambiarlo?

    2 junio, 2017
    • Tyler
      REPLY

      Coincido contigo en todo y me gustaría añadir que da bastante pena la permisividad de la que hace gala la administración pública con esta empresa-lobby, ya que lleva años teniendo resultados pésimos y no mueve un dedo. Es más, se permite el lujo de amenazar a ni más ni menos que a una consejería de medio ambiente como es la valenciana porque se le ha ocurrido introducir el sddr allí buscando alternativas a su ruinosa gestión. Esta claro que su modelo está obsoleto y que si queremos resultados mejores o por lo menos diferentes es hora de cambiarlo.

      2 junio, 2017
  • Ely
    REPLY

    La pieza de radio es extraordinaria. Muchas gracias,

    6 junio, 2017
  • arrecife
    REPLY

    Hola,
    me gustaria añadir mi punto de vista. La legislación europea y española establece dos posibles formas de gestión de residuos de envases a través de la responsabilidad ampliada del productor, los SIG y los SDDR.
    Digo esto porque parece que no existiera otra posibilidad más allá de estas dos únicas opciones: ECOEMBES o RETORNA.
    Por qué no existen más SIG para envases que busqun sinergias con los SDDR o que traten de beneficiar a quien recicla, por que no diversificar este sector que está tan monopolizado al igual que ocurre con otros SIG por ejemplo de RAEES.
    Creo que este debate beneficia, al fin y al cabo, a ambas compañías pues buscan posicionarnos de un lado u otro cuando en realidad existen diferentes posibilidades pero nos ponen la venda en los ojos sin darnos cuenta.
    Es mi humilde opinión.

    9 agosto, 2017
  • Valle Lopez-Tello Jimenez
    REPLY

    Siempre he dicho que Ecoembes es el zorro cuidando de las gallinas. Si no no tenemos un sistema de retorno de envases de cristal, como antaño, es por ecoembes. Cómo justificamos que una botella de cristal, que tiene una vida de miles de años, se destruya (en el mejor de los casos) a los pocos dias de uso?? Todo lo que rodea a los residuos, desde los embalajes hasta que los tiramos, es un auténtico sinsentido criminal, que mata miles de animales y daña ecosistemas y finalmente acabará con la especie humana hundida en su propia basura

    22 agosto, 2017

Comenta

Your email address will not be published. Required fields are marked *