Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer vitae adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget ut, dolor. Aenean massa. Cum sociis pretium qui asem. Nulla consequat massa quis.

Popular Post

Sign up for newsletter
[contact-form-7 404 "Not Found"]
El_Salto_MAdrid_def

El Salto Madrid

Correr para coger el tren. Transbordo. Metro. Móvil. Hablar. Pisar. Volver. Ver. Mirar. Charlar. Saltar. Vecinas, amigos, compañeras que no paran. Barrios, distritos, ciudades, pueblitos que se mueven. Lo hacen lejos de la sala en la que se reúne un consejo de administración. Lejos de las cristaleras de esas torres, de los baños del Congreso, de los hombres de negro y de las fusiones bancarias.

Los seis millones y medio de personas que viven, trabajan y mueven la Comunidad de Madrid desbordan la mirada que reflejan las páginas de los diarios y los millones de frames que se resisten a alejarse del kilómetro cero. La ciudad de los ministerios, de los altos funcionarios, del presidente del Gobierno, la capital: la villa y corte es una pequeña realidad sobrerrepresentada. A veces, caricaturizada: “¡Flame en Twitter por la peatonalización de Gran Vía!, ¡debate nacional por un pictoplasma!”, corean mientras pierdes el metro. Una representación que, de tan lejana, a veces parece imaginaria.

Por eso toca. A Madrid le toca un medio transparente y de propiedad colectiva al que se suman proyectos ya existentes como periódicos de barrio o radios comunitarias. A Madrid le toca saltar junto a Andalucía, Aragón, Galicia y Navarra, territorios que se suman con redacción propia a El Salto –por el momento, habrá más–. Se trata de una apuesta por la información honesta y situada en la que los contenidos más cercanos tienen un papel clave y destacado, sin perder de vista los movimientos que se hacen en las alturas y que impactan en el día a día de plazas, calles, pisos, colegios y hospitales.

A Madrid le toca un medio transparente y de propiedad colectiva al que se suman proyectos ya existentes como periódicos de barrio o radios comunitarias

 

madrid_objetivo_n0

Porque toca estamos ultimando una web en la que primará la información regional y local junto a la de cobertura estatal y global. Contará para ello con una edición Madrid en la que, día a día, un equipo de redacción estará pendiente de la realidad y las particularidades de la ciudad y de la Comunidad de Madrid. En mayo estará lista y a pleno rendimiento, tal como hemos ido avanzando. Hasta entonces, esta revista y el blog Saltamos.net son una muestra del periodismo que vamos a hacer en El Salto, un proyecto colaborativo que une a diferentes medios con ganas de hacer algo grande, y que no puede ver la luz sin el apoyo y el cariño de las personas asociadas y de su comunidad.

Inauguramos con este número 0 una publicación hecha para ti. Para Madrid, desde Madrid. Con reportajes sobre la emergencia energética y habitacional en Parla, y sobre la preocupación de los barrios ante el uso de la heroína, un problema antiguo que vuelve. Contamos también con un recuerdo de Manolita Chen y su espectáculo de descampado.

A partir del próximo número, este mensual llegará regularmente a los kioscos, con información que mirará más a la periferia que al centro. Era algo que teníamos que hacer. Porque nos mueve lo que ocurre en un sótano de Lavapiés o en una cocina de Móstoles. Porque nos mueven los parques y las plazas. Porque Madrid nos toca. Esperamos estar a la altura.

 

Una selección de páginas de El Salto Madrid

Comments

  • bene
    REPLY

    Lo siento por ser español, trabajar 42 años, sin haber estado nunca en paro y no haber estado jamas de baja.

    Aunque he cotizado y pagado impuestos toda mi vida. Me penaliza haber sido autonomo los últimos 15 años, no tengo derecho a paro, tampoco tengo derecho a ninguna ayuda social, ni a una vivienda.

    Lamentablemente no soy de otro país, ni de otro color, soy español y blanco.

    No sé manejarme en los lugares donde se subvenciona al amigo, al vago, al estafador, al corrupto…

    Politicos; ustedes con dos legislaturas resuelven su vida, yo con 42 años sin parar un solo día y creando decenas de puestos de trabajos, no tengo derecho a nada y estoy en la calle.

    En esas legislaturas hacen su trabajo protegen a los culpables de mi situación. Aprobando leyes que solo les benefician a ellos y os protegéis entre vosotros y los más poderosos.

    Tenía mi negocio prospero y pagado, un siniestro acabó con mi vivienda donde vivía y trabajaba.

    Un seguro tramposo, SEGUROS OCASO, retuerce la ley, y no paga el siniestro, perdí mis máquinas y perdí la empresa el trabajo y cualquier tipo de ingreso económico.

    Después de más de dos años ni siquiera puedo hablar de esto. Los dueños, multimillonarios aristócratas de ese seguro, sé “estan encargando” de silenciarme. Puedo perder la libertad, como ya la perdí, no por robar, ni pegar a nadie, fue por poner carteles en la calle pidiendo justicia, por eso me metieron 28 horas en un calabozo.

    No tengo donde ir…

    He sido un firme defensor de la democracia. Toda mi vida creyendo en la ley, la justicia y en el Estado de derecho.

    Ahora ya no creo en nada, pero si he aprendido porque las personas tienen odio y usan la violencia.

    Desde hace mucho tiempo mi vaso está rebosado de injusticia, de odio y de rencor cada uno de los días, deambulando por las calles, tengo que mentalizarme el no realizar alguna de las cosas que pasan por mi mente.

    28 mayo, 2017
  • Bea
    REPLY

    querido Bene
    Lamento mucho la situación en la que te encuentras, lamentablemente las compañías de seguros son todas iguales (lo sé por propia experiencia), cuando hay un siniestro no cumplen lo que ellos mismos establecen en los contratos y bien poco se puede hacer…los poderes “democráticos” permiten con sus leyes esos abusos y protegen a las grandes corporaciones

    10 julio, 2017

Comenta

Your email address will not be published. Required fields are marked *